Implantes dentales

    CONCERTAR VISITA

    Especialistas en implantología dental en Barcelona

    Los implantes dentales son la mejor solución para la sustitución permanente de los dientes. Esta técnica está basada en una amplia investigación científica, desde hace 40 años, y ello ha hecho posible conseguir resultados fiables que proporcionan una gran mejora estética y funcionalidad al paciente. Además de un proceso indoloro, los implantes dentales son la mejor forma de sustitución permanente de los dientes.

    Generalmente, aquellas personas que hayan perdido alguno o todos sus dientes son candidatos para ponerse implantes, pero es importante que el paciente esté sano ya que hay una serie de condicionantes y enfermedades que pueden afectar al implante. Por ejemplo, la fusión del implante con el hueso podría verse afectada en pacientes con diabetes no controlada, fumadores, alcohólicos o con enfermedad periodontal no controlada.

      CONCERTAR VISITA

      ¿Qué son los implantes dentales?

      Los implantes dentales son un tornillo de titanio que es aceptado por el organismo como algo propio, amoldándose a la base ósea de forma natural. De este modo, el hueso crece rápidamente alrededor de él, produciéndose una unión, estable y más duradera que en otro tipo de tratamientos, entre el implante y el hueso.

      Para conseguir la reposición de un diente mediante implantes dentales, es preciso colocar el tornillo de titanio en el hueso. Sobre la prótesis se coloca la corona de cerámica, en la mayoría de los casos, o de resina en otros. Finalmente se coloca la corona que puede ser de cerámica o resina según las situaciones. De esta forma se construye un nuevo diente que permanecerá de forma permanente en la dentadura del paciente dado a su adhesión con el tejido óseo.

      Un implante dental se usa como reemplazamiento de la raíz o raíces de los dientes. Como en los dientes naturales, el implante se inserta en el hueso maxilar o mandibular y no son visibles una vez han sido colocados. Se utilizan como soporte para colocar las coronas (dientes), puentes o dentaduras.

      Actualmente, los implantes se fabrican de titanio, un metal de baja densidad, de gran dureza, resistencia y además es biocompatible. Esto significa que no será rechazado de forma natural por el cuerpo. Los implantes dentales tienen el porcentaje de éxito más alto de todos los tipos de implantes quirúrgicos. El éxito de los implantes es debido a la osteointegración del titanio que es la capacidad del metal de fusionarse o integrarse con el tejido óseo.

      El hueso alveolar necesita estimulación para mantener su forma, volumen y densidad. Cuando se pierde un diente, esta estimulación que viene del diente mismo se pierde y el hueso empieza a perderse con el tiempo. La pérdida de hueso es del 25 % en anchura durante el primer año y se va perdiendo altura en los años que siguen. Cuando se ha perdido todo el hueso alveolar, el hueso basal también puede empezar a retraerse poco a poco.

      Así pues, un implante nos permite también mantener la cantidad y densidad de hueso natural del organismo ya que sirve de estimulación para el hueso como si fuera un diente natural. Existen diferentes técnicas para preservar el volumen de hueso necesario para poder colocar un implante y conseguir la integración de este con el hueso. También se usan técnicas quirúrgicas para regenerar el tejido óseo que se ha perdido y así poder colocar un implante e impedir que se vaya perdiendo hueso y funcionalidad.

      La colocación de un implante consistía, hace unos años, en tres fases quirúrgicas diferenciadas en diferentes períodos temporales. Actualmente, gracias a los avances tecnológicos, la técnica permite colocar el implante en una única fase.

      La primera fase consistía en colocar el implante dentro del hueso y por debajo de la encía para que proteja el implante de fuerzas externas. Una vez se había osteointegrado el implante, se eliminaba parte de la encía dejando expuesto el implante de forma temporal y se colocaba un poste que permitirá que la encía cicatrizase a su alrededor. La ultima fase consiste en la colocación de la corona (el diente de cerámica o resina).

      Hoy, se colocan los implantes en una única fase quirúrgica, con solamente una pequeña intervención de 20 minutos y si es posible se coloca también en ese momento el diente provisional. Sino es posible, se colocará el diente provisional dos meses después del implante. Los implantes dentales no tienen una tasa de éxito del 100% pero sí de más del 98% durante el primer año y gracias a la investigación y los avances técnicos esta tasa va aumentando a largo plazo (92%). Si un implante falla, se puede retirar y esperar a que el hueso se cure y colocar un implante de nuevo tras regenerar el hueso.

      Beneficios de los implantes dentales

      Los implantes son una solución de la mano de los mejores profesionales. Cuentan con diferentes beneficios tanto funcionales como estéticos. Para muchos pacientes, el tratamiento con implantes dentales supone una mejoría notable tanto en su salud bucodental, como en su calidad de vida y autoestima.

      Los implantes dentales tienen muchas ventajas en comparación con las soluciones tradicionales de coronas, puentes y prótesis removibles:

      • 1er lugar con estudios comparativos y de seguimiento a 15 años.
      • Reduce tiempos de tratamiento con dientes inmediatos o definitivos a partir de las 6 semanas.
      • Reduce número de cirugias con implantes estrechos y cortos.
      • Garantía a diez años con programa individualizado de mantenimiento.
      • Los implantes dentales parecen, se sienten y funcionan como si fueran dientes naturales.
      • Los dientes contiguos no tienen que ser dañados para servir de apoyo a la nueva prótesis.
      • La colocación de implantes en el hueso evita la reducción ósea que se produce tras la pérdida de los dientes.
      • Se considera como un tratamiento definitivo.

      Entre muchos beneficios, se reduce el tiempo del tratamiento examinando previamente la situación, realizando una adecuada exploración y usando los métodos de diagnóstico adecuados. Después se procede a la inserción de la prótesis dental. En este momento podemos cubrir el implante con encía, si hemos realizado regeneración ósea, o colocar el diente provisional en el mismo momento de los implantes dentales.

      La reducción temporal respecto a las intervenciones para colocar implantes dentales de hace unos años se ha visto reflejada en el bautismo del novedoso procedimiento como «Dientes inmediatos» o «Dientes en un día». Sino hemos colocado el diente el mismo día del implante, esperamos el tiempo necesario para que se produzca la integración ósea de la prótesis, 3 meses, y se coloca un pilar de impresión. Se realiza una impresión del pilar ya colocado, se obtiene un modelo final sobre el cual se confecciona la corona perfectamente adaptada al pilar. Los implantes pueden sustituir un solo diente, algunos de ellos o todos.

      Actualmente y en ocasiones que lo permiten, se puede colocar el/los implante/s y el/los dientes sobre ellos en el mismo día de la cirugía. Esto es lo que llamamos la técnica de “dientes en un solo día”. Ésta ha sido una gran aportación que ha dado comodidad a los pacientes. Podremos realizar esta técnica dependiendo de la cantidad y calidad del hueso del paciente y la zona a restaurar.

      Hoy en día el paciente debe saber que con las técnicas de regeneración ósea existentes (elevación del seno maxilar, aumento del reborde alveolar) podemos colocar implantes dentales con un porcentaje de éxito muy elevado en prácticamente todos los casos.

      Casos Clínicos
      Implantes dentales

      Member of topdoctor certificado

      © 2021 Nart Clínica Dental.
      Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies

      Diseño y desarrollo web:
      Duplo Agencia de Marketing Digital